El Diputado Lautaro Carmona manifestó su disconformidad con que se haya dado a conocer el estudio del INE sobre el costo de la vida en diversas ciudades de Chile, que ubicó a Atacama en un séptimo lugar y que desde diciembre del año recién pasado, ha sido el gran argumento del gobierno para no entregarles el bono Atacama a los funcionarios/as públicos. “Quiero saber cuál es la razón que se haya elegido el día de ayer para dar a conocer este  estudio del INE, como seguramente habrá muchos otros, no vaya a ser usado para un fin político que es desacreditar los fundamentos de la mesa del sector público de Atacama, espero que no sea eso” indicó el parlamentario.

El diputado indicó que en las reuniones con el gobierno y los parlamentarios de la zona, como también con la mesa del sector público, se ha acordado que este estudio del INE no es el que se pactó en el protocolo firmado y que ayudaría a establecer el monto del bono y diversas otras medidas contempladas en el nuevo trato para Atacama. “El comprometido, tiene que contar  con  la presencia de la mesa del sector público para que mida la pérdida del poder adquisitivo del trabajador, en una zona minera como la nuestra”, puntualizó Carmona.

El parlamentario comunista agregó que hay elementos que el INE no contempló en un trabajo con indicadores nacionales, lejano a la realidad local, como por ejemplo el consumo de agua. “El agua potable de Atacama es más cara que la de Aguas Andina que consumen los santiaguinos, además usamos agua envasada, pero este costo no está en ninguna comparación porque en las otras ciudades no la requieren, si lo hacen es por razones bastante suntuarias, no una necesidad de salud” expresó Carmona. Al respecto, puntualizó que comparando una boleta de aguas Chañar, una familia en enero de este año que consumió 21 m3 , paga $34.981, mientras que en Santiago la misma cantidad del vital elemento cuesta $9.693. Si a eso le agregamos los $18.000 en agua embotellada, la familia atacameña gastó $54. 918, mientras que la metropolitana no alcanzó a los $10.000.

También indicó que en salud, el estudio está lejos de la realidad, “el INE va a definir el costo en atención, según bono de Fonasa y de una Isapre, que son valores universales. No va a figurar que cuando uno va a ver a un especialista, sobre todo en la salud pública, lo derivan a Antofagasta, Serena, Valparaíso u otra y trasladarse tiene un costo, del enfermo, su acompañante y la estadía”.

Por último, Carmona abordó los problemas en materia habitacional en Atacama, que es la región del país con mayor déficit de viviendas sociales del país en relación a su población, considerando que durante el gobierno de Piñera se entregaron documentos de subsidios, pero no se construyó ninguna. “Esto tampoco va a figurar porque parecen temas invisibles desde el centro” indicó Carmona, agregando que como consecuencia, los arriendos son especialmente caros.